La Secretaría de Inclusión Social (SIS) ultima los preparativos para realizar el relanzamiento de su Call Center 131 en los próximos meses, esto con el fin de continuar brindando atención a personas Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGBTI) y sensibilizar sobre los derechos de esta población.

El Director de Diversidad Sexual de la SIS, Cruz Torres, explica que dicho relanzamiento también será acompañada con la difusión de material promocional e informativo para diferentes públicos, en relación a la demanda identificada en el 131 y temas prioritarios para esta Dirección de la SIS.

La línea telefónica 131 es gratuita y confidencial, comenzó a funcionar en el año 2013 a través de la prestación de servicios como: información sobre los derechos de la población LGBTI, atención psicoemocional y orientación en casos de discriminación por orientación sexual e identidad de género. Han sido miles de personas que han sido atendidas por profesionales en Sicología que se desempeñan como Agentes de Asistencia y Atención en Diversidad Sexual.  El horario de atención es de lunes a viernes, de 7:30 a. m. a 3:30 p. m..

Gracias al trabajo realizado durante estos tres años también se ha logrado identificar públicos y temáticas que merecen ser reforzadas, por ello la Dirección de Diversidad Sexual ha creado materiales informativos y de sensibilización sobre los derechos y realidad de las personas LGBTI. Todo ello se dará a conocer en el marco del relanzamiento del call center en el que también se incluye la divulgación de una cuña radial y anuncios en medios de comunicación digitales.

Según explica el Director Torres, se trata concretamente de tres productos: uno dirigido a la población en general para que conozca sobre los derechos de la población LGBTI, vocabulario mínimo sobre diversidad sexual y la situación de las personas LGBTI en el país y el mundo.

Un segundo producto está dirigido a funcionarios y funcionarias para que tengan información a mano sobre el Decreto Ejecutivo 56 (que prohíbe la discriminación por orientación sexual e identidad de género en el servicio público); manuales sobre atención a personas LGBTI en diferentes ámbitos y el Plan Quinquenal de Desarrollo, entre otros.

Y un tercer material está dirigido a la población LGBTI para que sepa cómo reaccionar ante una agresión; a qué instituciones acudir y la forma en que debe manejarse. Además, la Dirección de Diversidad Sexual prepara un proceso de sensibilización y un manual de atención telefónica para el personal de call center institucionales, de tal forma que atiendan de forma eficiente y eficaz a la persona LGBTI que requiera sus productos o servicios.

El 131 es la única línea telefónica de su tipo en el país, y su funcionamiento es valioso en el sentido que “cada llamada permite a la persona tener la información o atención que necesita en ese momento”, como apunta el Director Torres, quien también agrega que el servicio más solicitado es la atención psicoemocional. Al respecto es importante señalar que, aunque la asistencia psicoemocional es para la población LGBTI, al 131 puede llamar cualquier persona, independientemente de su orientación sexual o identidad de género; pues tienen a su disposición los servicios de información u orientación sobre derechos o cómo denunciar hechos de violencia contra este segmento de la población.

Según precisa el funcionario, las mujeres trans son las que más uso hacen de la línea 131, principalmente para solicitar orientación sobre qué hacer al ser víctimas de agresiones verbales y físicas. El otro segmento de población LGBTI que más utiliza el call center son las personas gais, seguido por lesbianas. “El 40% de las llamadas son por hechos de agresión (verbal, sicológica y física)”, añadió.

Las Agentes de Asistencia y Atención en Diversidad Sexual son quienes se encargan de, una vez recibida una llamada, dar aviso de los casos de agresión o violación de derechos humanos a las instituciones competentes, como la Policía Nacional Civil (PNC), la Fiscalía General de la República (FGR), la Procuraduría General de la República (FGR), el Ministerio de Salud (MINSAL), el Ministerio de Trabajo (MINTRAB), el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU), la Junta de Protección del Consejo Nacional de la Niñez y de la Adolescencia (CONNA), la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), las Alcaldías Municipales y otras instancias.

Son muchas las llamadas sobre hechos de violencia que han sido atendidas, y que han ayudado a proteger la vida de personas LGBTI. Uno de esos casos es el de una mujer trans que estaba siendo perseguida por un grupo de hombres en las cercanías de un mercado capitalino. Llena de miedo ingresó al mercado y pidió un teléfono para llamar al 131, donde la Agente de Atención se contactó con el 911 de la PNC para exponer lo que estaba ocurriendo. Gracias a ese enlace fue posible que una patrulla policial llegara al mercado para brindarle seguridad al momento de retirarse, pues de lo contrario podían atentar contra su vida.

El Director Torres insiste en que este tipo de enlaces se realizan en la medida de lo posible, pero que la principal función de la línea es dar información y orientar sobre qué hacer ante un hecho de discriminación a la población LGBTI. Al respecto señala que contar con la información adecuada es de mucha utilidad, especialmente en casos donde las personas LBGTI están decididas a denunciar un hecho de violencia, ya que les ahorra tiempo y están sabedoras sobre todos los pasos a seguir para que el proceso avance de forma eficiente.

Con los años, el 131 comienza a ser más reconocido como una línea de orientación sobre los derechos de las personas LGBTI. Gracias a ello, mujeres como una policía lesbiana que, junto a su pareja se desempeñaba en una delegación de la PNC del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), llamó para solicitar información sobre cómo proceder ante las constantes burlas y hostigamiento que ambas sufrían por parte de sus compañeros de trabajo. Inmediatamente la Agente de Atención la remitió con la Unidad Disciplinaria de la PNC que atiende este tipo de casos, y la víctima expuso ahí la situación de discriminación que enfrentaba.

Este y otros casos  impulsan a la SIS para continuar su trabajo a través del call center 131, ya que es una herramienta con la que antes no contaba la población LGBTI, y que ahora puede serle de mucha ayuda para enfrentar de mejor forma situaciones en las que sus derechos estén siendo vulnerados.